30 de noviembre de 2009

¡Cuidado con la Descendencia de su Ave!

Para quienes recién se inician en la crianza de aves, encontrar de pronto un huevo en la jaula puede ser una señal de un nuevo habitante por venir. Pero antes de entusiasmarse y pensar en nombres para el pichoncito, debe saber que no todos los huevos traen vida.

Al respecto, la Association Avian Veterinarians (EE.UU), indican que si encontramos el huevo en la parrilla (suelo) de la jaula, puede significar que la hembra, sin necesidad de tener un macho cerca, estuvo en celo, pero no necesariamente hubo fertilización. “Podría tratarse de un huevo infértil y para despejar la duda se le debería observar con un ovoscopio (aparato para examinar el huevo y comprobar si fue fertilizado)”, afirman los especialistas.

Si la hembra está sola en la jaula, el huevo tendrá que desecharse. Definitivamente, si en la jaula hay una pareja y encontramos un huevito podría ser momento de ir armando un nido. No obstante este primer huevo debe desecharse y esperar que los próximos que aparezcan sean empollados por los futuros padres.

¡NO LO HAGA!
Si tiene una pareja de aves en la jaula y encuentra un huevo, pero este se ha roto o rajado, no intente repararlo pegándolo con algún tipo de goma o, como hacen algunos dueños no entrenados, sellándolo con esmalte de uñas. Con ello no logrará nada.

Tampoco albergue muchas esperanzas si pretende salvar un huevito usando el calor de una lámpara; es decir, haciendo las veces de incubadora.

Calentar un huevo con esta potencia no le servirá. En el mercado existen para este fin incubadoras especiales para aves, son las que usan los profesionales.

Le recomendamos que, sea cual fuere la situación a la que se enfrente, no se arriesgue y consulte con su veterinario de confianza cuáles son los procedimientos a seguir.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Se entiende por safari, una expedición o viaje que se lleva a cabo en algunas regiones de Africa Antiguamente esta palabra se utilizaba para denominar las expediciones que tenían el fin de cazar. Hoy en día esta palabra se utiliza para denominar la caza fotográfica de estos animales en los diferentes parques y reservas naturales que existen en los países africanos.

La palabra safari significa viaje en idioma suajili, de origen bantú. Ya entrado el siglo XIX, la expresión era común en varios idiomas del mundo en las regiones de África y gran parte de asia.

Países como Kenya, Tanzania, Sudáfrica o Namibia son preferidos por los turistas para ver en directo grandes animales. Gracias a su privilegiada situación consta con un gran número de reservas naturales y parques que permiten al visitante ver elefantes, leones, jirafas, búfalos, leopardos, guepardos, rinocerontes, cebras, gacelas, antílopes, flamencos y un increíble número de animales que viven en libertad, que mucha gente sólo logra conocer en los zoológicos de las grandes ciudades.

Oferta Especial para Lectores de este Blog